Se registraban este lunes a la tarde tanto en Coronda como en Las Flores, de la capital provincial. Reclusos reclaman medidas de protección por el coronavirus pero creen que podría ser una pantalla para fugarse.

 

Una serie de graves disturbios se desató este lunes por la tarde en al menos dos cárceles provinciales, en Coronda y Las Flores (ciudad de Santa Fe), donde grupos de presos ganaron los techos para reclamar medidas de seguridad sanitaria ante la pandemia de coronavirus, aunque no se descartaba que persiguieran fines de fuga.
En Coronda, desde horas de la tarde se escuchaban detonaciones y gritos, según publica el portal Aire Digital. También había focos de incendio en el interior.
Se trataría de internos de un solo pabellón de la prisión, la más grande y poblada de la provincia.
Al lugar llegaron refuerzos de guardia del Servicio Penitenciario y de la Policía local para tratar de contener la situación y las autoridades prometían permanecer allí hasta controlar el desborde.
Si bien los presos de Coronda apoyaron mayoritariamente la suspensión de las visitas a ése y a todos los penales santafesinos como medida preventiva, sostienen que “no se cumplen los protocolos” durante el cambio de guardias y que algunos trabajadores penitenciarios regresaron de vacaciones del exterior y no cumplieron la cuarentena.
También reclaman falta de elementos de higiene y advierten que el penal está “sobrepoblado”.
De todas formas, autoridades no descartaban que toda la revuelta no sea más que una pantalla para intentar fugarse de la prisión.
 
También en la ciudad de Santa Fe
En tanto, una situación similar se desató en la Unidad Penitenciaria de Las Flores, en Santa Fe, donde también había una revuelta de presos con quema de colchones e incidentes con los agentes penitenciarios en el lugar.
Desde la Unidad Regional II (Rosario) salieron a media tarde varios colectivos de Infantería y otras dependencias como refuerzo.