Fue durante el 3º Congreso de Innovación Educativa organizado por el CIEDA con el apoyo de Tenaris. Las psicopedagogas Liliana González y Constanza Orbaiz y el especialista en educación Alfredo Vota invitaron a repensar las estrategias aplicadas para lograr aulas más conectadas e inclusivas.

Más de 450 docentes participaron del 3º Congreso de Innovación Educativa “Aportes para transformar el aula”, llevado adelante este sábado por el Centro de Innovación Educativa Dante Alighieri (CIEDA) con el apoyo de Tenaris.

Maestros y profesores de nivel inicial, primario y secundario de instituciones tanto públicas como privadas de Campana, Zárate y la región, se reunión en el Auditorio de Tenaris para repensar estrategias pedagógicas para implementar en clase, reflexionar sobre el rol docente y cómo trabajar la inclusión de alumnos con discapacidad.

“Es necesario transformar la educación porque el mundo se transformó”, remarcó Alfredo Vota, director del CIEDA y uno de los disertantes de la jornada, quien invitó al público asistentes a encontrar “el cambio adecuado” mediante “pedagogías activas y metadologías inéditas o nunca antes implementadas”.

“Queremos pensar juntos qué es lo mejor para la educación y de acá construir una red, una trama, que pueda llegar al aula y mejorar la educación cada día”, afirmó Vota respecto a la capacitación.

Liliana González, profesora, psicopedagoga y especialista en clínica de niños, fue la encargada de abrir la jornada con un fuerte llamado a redescubrir la pasión por enseñar. “Creo que todos tienen que tener en claro por qué eligieron educar. Esta es una profesión que no se puede hacer sin deseo. Uno puede hacer otras cosas sin deseo, pero ser maestro no”, expresó González.

Las especialista recordó que “las nuevas generaciones de jóvenes dependerán mucho de la marca que les dejen sus maestros” e invitó a los docentes “a juntarse más” para intercambiar experiencia y recursos, aun “si las instituciones no brindan el espacio” para hacerlo.

“Charlen del aula, de lo que les pasa como mujeres, hombres y docentes, busquen recursos emocionales para sostenerse. No son épocas de cada maestro con su libro: es el momento de juntarse a pensar”, subrayó.

Por último, Constanza Orbaiz, experta en discapacidad e inclusión educativa, les propuso a los docentes analizar “qué tan inclusivas son las aulas” en las que se desempeñan. Apelando por momentos a su propia experiencia personal -convive con parálisis cerebral-, brindó herramientas y consejos para superar prejuicios, incomodidades y barreras que impiden integrar a alumnos con discapacidad en la clase.

“Nos motiva encontrar un sábado por la mañana el Auditorio lleno de docentes, porque significa que las escuelas de Campana y alrededores tiene maestros comprometidos con la educación que necesitan las nuevas generaciones”, expresó Luis Grieco, gerente de Relaciones con la Comunidad de Tenaris.

“Fue un día en el que abrimos mucho la cabeza para mirar con otros ojos la que pasa en el aula. Las tres charlas se complementaron para darnos una perspectiva nueva”, aseguró Fiamma Osorio, de la Escuela

Primaria Nº7 de Campana. Por su parte, Alejandra Gerard, del Colegio Hölters Natur de Los Cardales, destacó “el abordaje de las emociones en el proceso de aprendizaje”, uno de los enfoques trabajados durante la capacitación.

La jornada terminó con la confección de una gran trama de cintas de colores en la que cada docente escribió el nombre de un maestro en su vida que, visto a la distancia, se había convertido en un ejemplo del modelo de enseñanza a replicar con sus alumnos.

Durante los últimos dos años, las capacitaciones docentes organizadas por CIEDA y Tenaris han presentado en Campana especialistas en educación e infancia de renombre como Emilio Tenti Fanfani, Gabriela Diker, Desiree Pointer Mace, Laura Lewin, Axel Rivas, Rebeca Anijovich, Gabriela Azar, Carlos Torrendell, María Cecilia Marino, Roberto Rosler, Sheila Graschinsky, Christian Plebst y Lucas Malaisi.