La víctima, cuya identidad no se difundió, tenía 91 años y tomó la trágica determinación mientras bajaba por una escalera desde la planta alta del edificio de Independencia al 3100. Murió horas más tarde en el Hospital Interzonal General de Agudos, adonde había sido trasladado.

 

Empleados y personas que estaban siendo atendidas o esperaban su turno fueron testigos del hecho. El hombre, que se ayudaba con un bastón para caminar, gritó apoyado sobre la baranda y sacó el arma.

Ante el desbande de la gente, con corridas de unos y otros que se tiraban al piso por temor a que dispare hacia la sala, el jubilado se apuntó a si mismo y gatilló con el arma apoyada sobre la cabeza.

Un equipo de emergencias médicas lo asistió en el lugar y lo trasladó hasta el hospital, donde murió pasado el mediodía en el shockroom.

Una oficina marplatense también había sido escenario de un episodio trágico en junio de 1997, cuando en otra dependencia de la Avenida Luro fue asesinado Victor Pochat. El homicida fue Armando Andreo, esposo de la entonces administradora de esa sucursal a.la que se le había iniciado una auditoría interna por supuestas irregularidades durante su gestión.

En medio de la conmoción que generó el hecho de esta mañana, empleados y dirigentes gremiales advirtieron sobre la fragilidad del servicio de seguridad que permitió el ingreso de una persona armada a estas oficinas.