Los concejales de la UV Más Campana dieron detalles de los motivos del rechazo de la Rendición de Cuentas del 2018. Señalaron falta de acceso a la información, contrataciones directas millonarias, timba financiera y record de morosidad del pago de tasas.

“En primer lugar hubo series limitaciones para acceder a la información y una actitud siempre evasiva del Ejecutivo. El acceso al sistema contable RAFAM fue muy limitado y no pudimos ver ni el 10% de toda la documentación que habíamos solicitado. El acceso a la documentación respaldatoria debería ser ilimitado para que los concejales podamos controlar”, señalaros los ediles.

“Unos de los problemas principales de la Rendición de Cuentas es la utilización de contrataciones abreviadas para la contratación de obra pública. Usando la excusa de emergencias que no existen se saltearon las licitaciones públicas y se hicieron contrataciones directas por $600 millones desde 2016, hechas a dedo para favorecer a las empresas amigas de Capital Federal”.

“Otro serio problema es que el 63% del presupuesto municipal está manejado por funcionarios que no son de Campana, que no conocen las prioridades de la ciudad y que favorecen a empresas porteñas que no dejan la plata del municipio en la ciudad”.

“En 2018 el Municipio decidió apostar por la timba financiera. Fondos millonarios de tasas e impuestos de los campanenses se pusieron a disposición de la timba financiera. Mientras los campanenses sufrían necesidades el Municipio puso millones de pesos en fondos de inversión que generaron $50 millones de intereses”.

“Con estas movidas financieras los que ganan son los bancos. Se debería hacer una correcta planificación financiera para que esos fondos puedan ser invertidos en servicios públicos y que quedan en manos de los contribuyentes para su inversión”.

“Por otra parte se siguen viendo serias deficiencias en la gestión de cobranzas. Los créditos por tasas que no se cobran alcanzó recods históricos llegando a $500 millones en 2018. Esto se produce porque los aumentos desmedidos de tasas hacen que muchos vecinos no puedan abonarlas y se conviertan en deudores”.

“Por otra parte al no realizar tareas para que aumente la base de contribuyentes a los cuáles cobrarles los impuestos, los que pagan siempre deben soportar una presión tributaria mayor”.

“También se contrataron gran cantidad de leasings de los que no se sabe qué bienes son los que realmente se han comprado, porque no hay inventario, ni se sabe tampoco cuáles son las deudas que tiene el municipio por esos contratos. Hay pasivos millonarios omitidos”.

“Por último, esta gestión tiene su propia GMS. Ahora también hay una empresa contratada para que mejore la recaudación, pero que no cumple su objetivo. Esta empresa se llama Megaled del Sur, y se la contrató para que mejore la recaudación de la tasa de antenas. La empresa cobró $6 millones y la recaudación de la tasa de antenas no alcanzó el monto que tenía presupuestado y la tasa está mal contabilizada”, concluyeron.